El Banco de Alimentos ha concedido el premio «Estrella de FESBAL» a la Agencia Efe por la «extraordinaria» colaboración en la difusión de la campaña Gran Recogida de Alimentos 2018, que recabó 21 millones de kilos que se destinaron a un millón y medio de personas.

El director general de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), Miguel Fernández, ha entregado al presidente de la Agencia EFE, Fernando Garea, esta distinción que se otorga a empresas, instituciones y medios de comunicación, que se han distinguido por su colaboración con los Bancos de Alimentos.

El responsable de esta federación, que cuenta con 55 bancos repartidos en todas las comunidades autónomas, ha destacado «la gran generosidad de la sociedad en España», donde la cantidad de alimentos recogida cada año supone la mitad del total que se dona en Europa.

La campaña de este año será durante los próximos 22 y 23 de noviembre y contará con la participación de 120.000 voluntarios que dedicarán una media de cuatro horas de su tiempo en esos días, recogiendo alimentos en más de 11.000 puntos de donación.

Fernández ha explicado en la sede de EFE que durante la crisis los beneficiarios del Banco de Alimentos aumentaron un 20 % y en la actualidad se ha apreciado un ligero descenso, de entre el 3 y el 4 % de usuarios del programa.
«Hemos bajado algunos beneficiarios pero estamos todavía en una situación importante de necesidad», ha recalcado el director del Banco de Alimentos.

«Mientras tengamos la migración que tenemos, los mayores con necesidades y un montón de niños que precisan ayuda tenemos que estar para dar de comer a todos ellos; hay muchas familias que tienen sus gastos, pero las comidas las hacen con el banco», ha señalado.

La séptima Gran Recogida Anual lleva el lema «Solidarios, pero con todas las letras», porque la FESBAL quiere incidir en que la pobreza se está cronificando entre muchas familias «y el reducto de vulnerabilidad que queda es el peor: pocas menos bocas que alimentar, pero más pobres todavía».

El objetivo de esta campaña es recoger alimentos de larga duración, como arroz, pasta, legumbres, conservas, leche y aceite, así como incidir en la sensibilización de la población sobre la situación de la pobreza en España.