Maribel Arenas

La ministra de Relaciones Exteriores de Chile, Antonia Urrejola, aseguró en Madrid que «todos los procesos constituyentes generan mucha polarización», y manifestó que no dará su opinión sobre la nueva Carta Fundamental hasta que no se conozca el texto definitivo porque «el debate todavía sigue en curso».

La ministra hizo estas declaraciones en su intervención en la Tribuna EFE -Casa de América en el inicio de su viaje a la capital española en al que mantendrá una agenda intensa de reuniones con representantes del Gobierno de España, empresarios y la comunidad chilena en el país.

En relación a los resultados de los últimos sondeos que colocan la postura del «rechazo» de la nueva Carta Magna sobre la del «apruebo», la canciller reconoció que el país “hoy día está muy polarizado frente al texto”, aunque agregó que la “única encuesta” a la que creerá es a los resultados del plebiscito de salida del próximo 4 de septiembre.

La ministra de relaciones Exteriores de Chile, Antonia Urrejola, durante su participación en la Tribuna EFE-Casa América en Madrid en su visita a la capital española.

La ministra de relaciones Exteriores de Chile, Antonia Urrejola, durante su participación en la Tribuna EFE-Casa América en Madrid en su visita a la capital española. EFE/David Fernández

Al mismo tiempo, Urrejola llamó a ver el proceso constituyente como un “ejemplo” de cómo resolver un estallido social que se dio “de la noche a la mañana” en 2019, y que acabó con la vida de treinta personas, a propósito de las oleadas de protestas en favor de la igualdad.

“Un país que llevaba treinta años de estabilidad democrática, de repente reventó. Fue una gravísima crisis política y de derechos humanos”, reflexionó al tiempo que definió las protestas sociales como “una batidora” en la que se mezclaron manifestaciones culturales con episodios de violencia y saqueo.

Además de destacar el proceso constituyente como una “salida democrática”, la canciller recordó que es algo “único” no solo “por su carácter paritario” sino también por la presencia de 17 representantes de los pueblos indígenas, en un total de 155 escaños, y agregó que “el texto que salga puede modificarse por la vía democrática”.

“UNA MONTAÑA RUSA”

Con respecto a la caída en 8´5 puntos de la aprobación de la Administración de Gabriel Boric, según la última encuesta de Pulso Ciudadano, Urrejola definió la “instalación” del nuevo Ejecutivo como “una montaña rusa” que se une a un “cambio de ciclo histórico (para el país) en términos de liderazgo, de la manera de hacer política y del modo de acercarse a la ciudadanía”, al perseguir “un tipo de liderazgo de izquierda democrática, con el sello fundamental de los derechos humanos”.

Pese a que no quiso referirse de manera concreta a los antiguos gobiernos de izquierda en Latinoamérica, la canciller precisó que el “distintivo” del nuevo Ejecutivo chileno está en que el mandatario emerge de los “movimientos estudiantiles”, y en su decisión de poner en el foco a la “gobernabilidad democrática”.

“Muchas veces, los distintos gobernantes, ya sean de izquierdas o de derechas, cuando ven amenazas a su poder, es cuando se empiezan a justificar las violaciones de los derechos humanos o la falta de independencia del poder judicial”, sentenció.

La ministra de relaciones Exteriores de Chile, Antonia Urrejola (c), acompañada de la responsable de la Agencia Efe de España para el Mundo, Alida Juliani y Enrique Ojeda, director general de Casa América.

La ministra de relaciones Exteriores de Chile, Antonia Urrejola (c), acompañada de la responsable de la Agencia Efe de España para el Mundo, Alida Juliani y Enrique Ojeda, director general de Casa América. EFE/David Fernández