Eduardo Sobreviela

El periodista Alfonso Bauluz, elegido este miércoles nuevo presidente de Reporteros sin fronteras (RSF), está convencido de que la guerra de Ucrania «va a marcar la generación de nuevos periodistas» y que en este conflicto están y estarán «probablemente los mejores periodistas de su generación».

Bauluz, ex-redactor jefe de Internacional de la Agencia EFE, ha sido elegido por unanimidad en la Asamblea General de RSF celebrada durante el día de hoy, que ha ratificado en sus cargos a las dos vicepresidentas actuales, Pilar Bernal y Edith Rodríguez Cachera, y ha designado a Carlos Sánchez nuevo secretario general y a Marta López, tesorera.

En una entrevista con EFE, Bauluz considera que trabajar en esas «condiciones de dificultad» (de las guerras) hacen que los periodistas «brillen por su calidad humana y profesional» y que ello «no lo puede hacer cualquiera».

Bauluz señala que RSF tiene censados 80 periodistas que trabajan en español y en otras lenguas oficiales del Estado que están desarrollando su labor ahora mismo en la cobertura de la guerra de Ucrania y la consecuente crisis humanitaria, la mayoría lo hacen para medios españoles, pero también para medios internacionales de habla hispana de América.

Entre ellos se constata un número creciente de mujeres y, de hecho, señala, «la decisión de adquisición de chalecos y cascos que vamos a hacer tiene que reequilibrar en nuestros inventarios precisamente eso», porque «se venía comprando más material de protección solo para los compañeros y ahora probablemente las adquisiciones que hagamos son para las compañeras, precisamente porque se está igualando la cifra».

Reporteros sin fronteras trata de hacer en estos días una «cartografía del riesgo, la vulnerabilidad y la exposición» que sufren en Ucrania los profesionales de la información, en mayor medida los fotógrafos y los camarógrafos, y sobre todo de los medios de protección con los que cuentan, «que son bastante escasos».

En este sentido explica que muchos medios de comunicación «no han podido brindar esos medios de protección porque tenían equipos caducados o porque se han acabado las existencias y estamos haciendo una labor de búsqueda y pidiendo donaciones de equipamiento para facilitarlo a los periodistas que están sobre el terreno».

Aunque con los rusos hay periodistas chinos «empotrados», aparte de los medios oficiales, «la mayoría de los medios internacionales están cubriendo la guerra desde donde se les permite» con los ucranianos, «aunque por supuesto con todas las cortapisas propias de la guerra, de la desconfianza, del temor a los saboteadores y a los espías, y con los rigores propios de la propaganda que, obviamente, solo quiere que se muestre la parte que conviene al mensaje de cada uno de los contendientes», ha subrayado.

El nuevo presidente de RSF cree que en esta guerra «hay parecidos claros con la de los Balcanes», en la década de 1990, y pronostica que hechos visto allí como «francotiradores que se entretenían disparando a los viandantes, a los civiles, entre ellos también a los periodistas, probablemente estemos ya muy cerca».

«Nos tememos que las reglas de enfrentamiento del ejército ruso no contemplen respetar la vida de los civiles y eso significa poder disparar también a los periodistas de manera impune», añade Bauluz, que avisa de que «si se alarga la guerra, que se va a alargar, el riesgo va a ser mucho mayor» y los periodistas, como la población local, «tendrán que ir al subterráneo y vivir prácticamente en las alcantarillas y en los búnkeres debajo de las casas».

De cara a su etapa como presidente de RSF, Alfonso Bauluz sitúa entre sus primeros objetivos lograr «que el reconocimiento al trabajo de los periodistas fuera verdadero y no solo apiadarse de ellos cuando ocurren estas desgracias», en referencia a la muerte de estos profesionales en conflictos como el de Ucrania.

Alfonso Bauluz es profesor asociado de la Universidad Complutense de Madrid y su larga trayectoria como corresponsal en varios continentes, que le ha permitido informar de numerosos conflictos por todo el mundo, está recogida en sus libros «Prensa y manipulación: El Pentágono y las Operaciones de Información», «Fotoperiodistas de guerra españoles» y «Objetivo Bagdad: 12 reporteros en la Guerra de Irak».