En momentos de preocupación social y de sobreabundancia de información como los que vivimos desde hace meses a causa de la pandemia de la covid-19 cobra mayor importancia que nunca la información rigurosa y veraz y, sobre todo en materias científicas, útil y comprensible.

Ese es siempre el objetivo de la sección de Ciencia; que forma parte del departamento EFE360, cuyo trabajo en este ámbito ha sido reconocido en las últimos meses por parte de los medios, que han dado una amplísima repercusión a algunas de sus informaciones.

La contribución de Ciencia al esfuerzo general de todos los departamentos y delegaciones de la casa para ofrecer verdadera información de servicio público en torno a la pandemia se ha plasmado en piezas ampliamente reconocidas como la que, el pasado 23 de noviembre, comparaba las tres principales vacunas que ya habían anunciado sus primeros resultados (similitudes, diferencias, precios, conservación…) y que recogieron numerosos medios de España y América.

También tuvieron gran repercusión las informaciones que detallaban el número de proyectos; las fases y los tiempos récord en el desarrollo de las vacunas; el uso de los robots en tiempos de pandemia; la legalidad de las aplicaciones de coronavirus y las numerosas entrevistas con científicas y científicos implicados en la investigación que conduzca al control de la enfermedad.

Noemí Gómez; responsable de la sección de Ciencia, que participó el pasado 26 de noviembre en la «I Jornada de Periodismo e Innovación: qué contar y cómo contarlo» -un evento digital desarrollado por la Agencia Efe, Innóvate Perú y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)- considera que; desde el punto de vista periodístico, la difusión de contenidos de investigación básica no solo es una necesidad social, sino que también es «apasionante».

«Pero para hacer esto necesitas especialistas, gente centrada en eso. No es información de segundo nivel, solo es otro tipo de periodismo. Esto se ha demostrado con creces con la pandemia de covid-19; hacen falta periodistas especializados que lleguen a una población con estos temas que son interesantes, que se publican muy bien», añadió.

Este periodista especializado debe ser riguroso; evitar de manera activa y consciente generar falsas expectativas en los consumidores de la información, ser capaz de «explicar bien todo lo que está poniendo».

«Y debe ponerle cariño. No es un periodismo declarativo, donde uno dice y otro contesta. Aquí hay que sentarse; ser paciente, y ponerle amor, y si lo haces te sale un buen titular y una buena historia», expuso.