La presidenta de Efe, Gabriela Cañas, afirmó este miércoles que la agencia de noticias no quiere abandonar Cuba y que no se irá de la isla por propia iniciativa. Señaló que son las autoridades  cubanas impidiendo el trabajo de sus reporteros las que le están obligando a replantearse la permanencia de la agencia en el país. Es ”la fuerza de los hechos», dijo, la que nos obliga a ello.

En una entrevista en Voice of America, Cañas lamentó la decisión de las autoridades cubanas de retirar las acreditaciones a la mayoría de sus periodistas y de no entregar el visado de prensa al nuevo responsable de la delegación, nombrado en julio del pasado año.

«Nos estamos replanteando nuestra permanencia porque nos están obligando a ello», aseguró la presidenta de Efe, que avanzó que la agencia debe tomar una decisión en «las próximas semanas».

«A Efe no le interesa dejar Cuba. No quiere. El problema es que nos están echando», subrayó Cañas.

En esta entrevista telefónica, indicó que la agencia seguirá trabajando en Cuba mientras se le permita estar en la isla. De momento, solo dos de los siete periodistas que conformaban la delegación de Efe tienen permiso para trabajar.

De mantenerse esta situación, Cañas advirtió de la necesidad de mantener parte de la delegación fuera del país para ofrecer los niveles informativos a que acostumbra. «Ésa no es la voluntad de Efe, sino la voluntad de las autoridades cubanas», repitió.

«A mí me gustaría mantener siempre gente allí, pero cada vez lo veo más difícil. Porque pasa el tiempo y las autoridades cubanas siguen sin darnos una solución y, sobre todo, el visado para el nuevo delegado», explicó.

Cañas subrayó que tanto la agencia pública de noticias como las autoridades españolas creen que «Efe debe estar» en Cuba, donde lleva 50 años y cuenta con una de las mayores oficinas de un medio internacional en la isla.

Destacó, además, que la mitad de las noticias sobre Cuba que se publican en Latinoamérica proceden de despachos de Efe.

Efe lucha por no abandonar Cuba

Cañas consideró que para Efe sería «una malísima noticia» perder «su mirada» desde dentro de la isla. Una eventual salida de la agencia, agregó, también sería perjudicial para Cuba: «El mensaje que se lanzaría desde Cuba sería muy negativo, no sólo para España y para Efe; también para la libertad de expresión», argumentó.

La presidenta de Efe dijo albergar «cierta esperanza» para resolver este conflicto por la llegada a Madrid del nuevo embajador cubano, Marcelino Medina, al entender que el diplomático quizá «pueda facilitar la interlocución».

Las complicaciones para la agencia en Cuba comenzaron a mediados del año pasado cuando las autoridades de la isla empezaron a dilatar la concesión del visado de prensa al nuevo delegado, que seis meses después de su nombramiento no ha podido entrar en el país.

En noviembre pasado el Centro de Prensa Internacional (CPI) retiró además las acreditaciones de todos los periodistas de Efe en Cuba, para devolver poco después solamente dos.

De los siete periodistas que Efe tenía a comienzos de año en Cuba, actualmente sólo pueden trabajar dos, uno de los cuales está obligado a renovar su acreditación mensualmente.

NOTA A LOS ABONADOS: Las decisiones de las autoridades cubanas de los últimos meses han diezmado el equipo de la delegación de Efe en La Habana, donde actualmente solo dos periodistas pueden seguir ejerciendo su labor. Efe espera poder recuperar en los próximos días su capacidad informativa en la isla.