Carmen Rodríguez
“Siempre es demasiado pronto para rendirse”. Ese es el mensaje transmitido hoy por la investigadora y astronauta leonesa de reserva Sara García durante una charla en la Feria del Libro de Madrid ante un público mayoritariamente adolescente, en la que ha asegurado que la ciencia es “la historia más bella de la Humanidad”.

García ha participado en la jornada de actividades programada por la Agencia EFE en la Feria de Libro, en la que ha hablado de cómo llegó a ser astronauta suplente de la Agencia Espacial Europea (ESA) o de su actividad como biotecnóloga en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

La científica ha superado el que se considera uno de los procesos de selección más duros del mundo, del que salieron cinco astronautas titulares -entre ellos el también español Pablo Álvarez, que ya está entrenando y “ahora mismo es la persona más feliz de la Tierra”-, y doce suplentes.

Una promoción de 17 personas que son “bastante parecidas”, todas aventureras, que les encanta aprender de todo, vivir nuevas experiencias, “bastantes tranquilos, no nos alteramos fácilmente”, humildes y que se ayudan los unos a los otros.

A García le llamó la atención que todas a las personas que conoció durante la selección “eran impresionantes, había currículum que parecían sacados de una película de James Bond” y todos eran muy competitivos con ellos mimos, pero en el grupo había un espíritu de colaboración de “tus éxitos son mis éxitos”.

Los estudiantes han querido saber lo más duro del proceso -“gestionar la ansiedad y las expectativas”, dice- y la receta para que las personas no se desmotiven cuando persiguen un objetivo difícil.

La investigadora Sara García (c-i), protagoniza el evento “Mamá, quiero ser astronauta’. Viaje al espacio con Sara García”, moderado por Noemí G. González, jefa de la sección de Ciencia y Tecnología de la Agencia EFEeste lunes. EFE/ Rodrigo Jiménez

“Por muy desafiante que parezca el reto, que lo intenten, porque siempre es demasiado pronto para rendirse. Ante un objetivo muy difícil que vayan pasito a pasito, porque si sólo te centras en el objetivo final, posiblemente te veas abrumado”.

Como astronauta de reserva, García (León, 1989) irá al espacio si se presentan misiones que se adapte a su perfil y que serán cortas. “Mi sueño ahora es que salga una y si puede ser relacionada con investigación biomédica, sería doble sueño cumplido”.

“Se puede cometer errores y aprender de ellos y seguir adelante y levantarte”

Ahora, ella se ha convertido en referente para muchos estudiantes, lo que considera una “responsabilidad” y un “orgullo” a partes iguales, porque quiere estar a la altura, pero sin olvidarse de ser ella misma.

“Yo soy como soy, con mis virtudes y con mis defectos. Soy un ser humano y creo que también está bien que vean que nadie es perfecto, que se pueden conseguir cosas y se pueden cometer errores y aprender de ellos y seguir adelante y levantarte”.

La biotecnóloga ha destacado la importancia de la divulgación de la ciencia y estima que la distancia entre sociedad y científicos cada vez es menor.

“A la gente -ha asegurado- cuando le cuentas una historia bonita le encanta y la ciencia para mí es la historia más bella de la Humanidad en todas sus variantes, si la cuentas bien va a llegar a todo el mundo y se le va a ver la importancia”.

García sigue con su trabajo en el CNIO , en el equipo del investigador Mariano Barbacid, con una línea de investigación para desarrollar nuevos fármacos contra un tipo de cáncer de pulmón, lo que compagina con su nueva condición de astronauta suplente.

Por el momento, su vida “como candidata a astronauta que tiene en el horizonte hacer una misión”, es “cada día una sorpresa nueva” y aunque “está siendo un poco abrumador”, es muy interesante y lo está “disfrutando mucho”.